La habitación de “los pajaritos”. Todo en ella clama confort y coquetería, desde su decoración en tonos amarillos y las telas llenas de pajaritos a punto de volar hasta el espejo del tocador que refleja este cálido y atractivo ambiente.